6.2.13

Agua y jabón

     Me resisto a creer que algún día dejaré de frecuentar esta página. Apenas escribo en ella (el tema estrella de mis entradas), y últimamente me he dedicado, en lineas generales, a aportar cosas como recopilatorios de música electrónica alienante que ayuden a vaciar la cabeza en el coche y aumenten la concentración al volante. Seguiré con ello en algún momento dado, pero antes me gustaría detenerme por un momento, llevarme las manos a las caderas y, jadeante, echar la vista atrás: qué bien me ha quedado el nuevo diseño. Atrás quedaron los bidones de gasolina naranjas recortados con Paint y las letras borrosas de imágenes en formato jpeg. Esto es sencillo, serio, moderno y minimalista. Soso quizás también, pero creo que ayuda a concentrarse en lo que debería importar aquí, que no es otra cosa que la escritura. Que sirva de enésimo nuevo comienzo. Actualizar este blog a una estética más sobria y atemporal podría ser la culminación de un proceso interno de tendencia a la sobriedad y la atemporalidad en prácticamente todos los ámbitos de la vida: desde los principios morales hasta la forma de vestir, se trata de dos cualidades a las que debe aspirar cualquier pensamiento, arte o diseño si pretende lograr un mínimo de calidad.

     ¿Y el odio, dónde queda? Puede que haya sido lavado superficialmente, pero el odio no es algo de lo que se pueda prescindir, pues se encuentra enquistado en la personalidad de uno. Pero no debería ser comparado con un tumor, sino más bien como un órgano vital. Un órgano vital desagradable, que desencadena algunas de las reacciones más irracionales de las que es capaz el hombre, pero a pesar de todo necesario. Un órgano que, en vez de segregar sustancia, es la sustancia que se expande por todo el cuerpo, no impregnando, sino invadiendo, placando y colonizando: alimentando los rincones más oscuros de la mente para que lleve a cabo acciones titánicas, esfuerzos sobrehumanos y se fije y cumpla objetivos de otro modo inalcanzables. El odio no bombea diésel.

     El odio es diésel.

12.1.13

Nightdriving vol. 7

Me hizo mucha ilusión descubrir que alguien se ha estado dedicando a seguir haciendo recopilaciones de música para conducir. Y después de unos cuantos meses, creo que ha llegado la hora de hacer una más. El tiempo pasa muy rápido, y al autor de Whisky Solo Con Hielo le ha dado tiempo a recopilar hasta 4 volúmenes. Recojo el testigo con el séptimo. Doce canciones llenas de melancolía y ritmo alienante para vaciar la cabeza y disfrutar de una autopista vacía por la noche.

Tracklist:

  1. Grum - Through The Night
  2. Body Language - Social Studies (Plastic Plates Remix)
  3. Jan Hammer - Crockett's Theme
  4. D/A/D - Sky High
  5. Moullinex - Darkest Night
  6. The Fascination Movement - Interaction
  7. Grimes - Oblivion
  8. Punks Jump Up ft. Dave 1 - Mister Overtime (Gigamesh Remix)
  9. Hot Hot Hawk - Cyrax
  10. Parallells - Find The Fire
  11. College - The Golden Messenger
  12. Fred Falke - 808 PM At The Beach

Key: BQrEeyxE-B-R1HVXL7pshUXqsXwT8TOIve-XvBtnCrw

24.11.12

Massanet

Existe un blog de cine que curioseo muy a menudo. Con el nombre de Dirk Diggler, muchas veces comento las noticias, artículos y críticas que en él se van escribiendo. Siempre he considerado a Blog de Cine como una web de bastante calidad, en la que lo comercial y lo artístico no están reñidos (cosa bastante difícil de encontrar en el mundo del arte, aún más en el de la crítica cinematográfica). Por él pululan personajes curiosos. En cuanto a los lectores, destacan usuarios tan delirantes como The Rock Actitud (con su obsesión por Brokeback Mountain), Lynx939 (si duda un pobre desequilibrado que no deja de ser entrañable y simpático a ratos), Eluyeni (una enciclopedia cinematográfica) o Filmman (otro desequilibrado). Pero no sólo de carismáticos freaks se alimenta Blog de Cine, sino que también cuenta con una serie de editores para todos los gustos: el lisérgico Pablo Muñoz, el competente Juan Luis Caviaro, la brillante y profesional Beatriz Maldivia, el simpático Mikel Zorrilla y Alberto Abuín, el jefe de todo esto.

Pero hubo durante un tiempo un editor que sobresalía muy por encima de todos los demás, llamado Adrián Massanet. Un tipo capaz no sólo de crear polémica, sino también de despertar genuinas emociones en sus lectores. Un buen articulista, con opiniones siempre interesantes, y tras Beatriz Maldivia, el que mejor escribía. Pero se fue. O lo despidieron. Qué más da. Lo importante es que dejó a medias un interesantísimo repaso a la filmografía de Ingmar Bergman, que siempre me he prometido a mí mismo completar de forma no oficial, aunque sólo sea para obligarme a ver la obra de este director. Massanet se fue sin decir una sola palabra al respecto. Quien no tuvo reparos en contar su versión de los hechos fue Alberto Abuín, mandamás de Blog de Cine, quien, a base de tuits, fue explicando por entregas lo que según él había ocurrido con el polémico editor. Éstos los pego a continuación, sin haber modificado una sola coma. Simplemente me he limitado a agruparlos en párrafos para facilitar un poco su lectura.

Quizá no debería pero voy a contar toda la historia sobre Adrián Massanet. 
Y cuidado, porque entre otras cosas hablamos de pornografía infantil, denuncia mediante y todo lo que ello conlleva. ¿Debería o no debería? A los hijos de puta hay que darle su merecido, ¿no? Porque también hablamos de colgar fotos en internet de sus novias desnudas. Sí, he dicho novias, repartidas por todo el terreno español. En Blogdecine le quedaban dos telediarios, hasta que un iluminado nos lo robó y nos libró de echarle. Los caminos del destino... Evidentemente es una historia que me va a llevar días, así que pido paciencia.  
Todo comenzó hace varios años, cuando un servidor escribía como podía (o sea, mal) en el blog de cine más leído del país. De repente, un usuario al que llamaremos AM, empezó a hacerse asiduo, sobre todo atacándome a mí en particular. A veces con razón. Como el rastro en Internet es fácil de seguir, fue sencillo dar con su "hogar". Un blog donde escupía toda su mala baba. En el blog tomamos la sabia decisión de ignorarle, aunque yo, que suelo perder el norte. a veces no lo hacía. De vez en cuando visitaba su blog (la maldita curiosidad humana) y empecé a empatizar con el individuo, que me seguía poniendo verde. Su insulto más recordado hacia mi persona: "paleto de Coruña". Empecé a fijarme en sus escritos, sobre todo en los que defendía algo. En los que ataca son simplemente repugnantes. Él seguía y seguía dando caña al blog. Mucha. A veces se pasaba tres pueblos. Realmente me llamaron la atención sus escritos "buenos". Reconozcámoslo, a veces escribe muy bien. Y urdí un plan para acercarlo al lado oscuro.  
Con esto os vais a partir el eje. ¿Cómo lo hice si me/nos odiaba? Muy sencillo, creé una identidad en Internet, me hice llamar Jorge y contacté con él. Un juego de niños (Contiunuará) Sólo una más, en serio: Como Jorge mantuve contacto con él a través de gmail durante unos 7 meses. Una bonita amistad nacía (Continuará) 7 meses de charlas principalmente de cine, cómo no. Jorge, mi alter ego, adulaba a AM, y éste en su salsa. Su ego no tiene fin. Y sí, yo un cabrón muy retorcido. Entonces no me imaginaba las consecuencias. Mi primer error. Y no lo digo por Jorge, sino por lo que vino después. ¿Dónde iba? Ah sí. AM y Jorge mantuvieron una más que fructífera relación internetera, hasta que un día Jorge decidió revelar su identidad. Por supuesto durante esos 7 meses hablamos del blog, y las opiniones de AM al respecto iban cambiando paulatinamente. Animalito. Hasta en su antiguo blog, ya desaparecido, AM iba hablando bien de mí. En cierto modo se preparaba el terreno.  
Y un día se lo solté: Eh, chaval, que soy AA. Risas, vítores, lágrimas de emoción. No le pilla por sorpresa. Me alegro. Mi segundo error.  
AM y un servidor hablamos durante meses sobre muchas cosas del cine, entre ellas el blog, of course. Crecía una amistad y poco a poco iba comprendiendo al que antaño era mi enemigo, por así llamarlo. Un día, tras meses de charlas, se nos ocurrió la brillante idea de que escribiese en el blog de cine más leído del país. ¿Pero cómo hacerlo si en el blog era persona non grata debido a sus continuos ataques llenos de rabia y envidia (reconocido por él mismo)? Y ahí cometo mi mayor error, aquel con el que traiciono a mis compañeros, que no saben la que se les viene encima. Ni yo. Nos inventamos una identidad, un tal Gabriel Ferreiro, el cual envía textos a la empresa. De paso también miento a mi jefe. No tengo perdón. Y Gabriel Ferreiro fue aceptado, tachán, en principio para una serie de posts especiales, ya no recuerdo de qué. Todos daban la bienvenida a Ferreiro, y sólo tres personas conocíamos su identidad. Los posts, con cambios de estilo a AM tenían éxito. A Ferreiro se le caía la baba por escribir en un sitio tan visitado. Su sueño de ser leído se cumplía. Por supuesto gozábamos con la identidad de Ferreiro, quien como AM seguí metiendo caña en su blog personal, pero a otra gente. Jijiji, jajaja, eran tiempos de buen rollo y amistad. Durarían poco.  
Un día, una chica de muy buen ver se presentó en mi bar acompañada de un tipo. Me preguntó: "¿Conoces a Gabriel Ferreiro?" Y allí estaba, el mismísimo AM en persona, tomándose algo en mi bar. Jijiji, jajaja de nuevo. Otro error que cometí: no echarle. En mi terreno y con él escribiendo en el blog, aproveché y me vengé suavemente de todos sus insultos hacia mí. Aguantó estoicamente. Y así pasaron los días, y los meses, hasta que un día le animo a eliminar su blog personal. Lo hace. Soy un crack.  
La parte en la que me lío con su novia la obvio, porque me deja como un auténtico cabrón. (Continuará)  
Menudo cliffhanger, eh???? ¿Cabrón o crack? Deja de hablar mal de nosotros, borra su blog, me lío con su parienta y trabaja para nosotros. Lo dejamos en crack cabrón. Ahora hago un flashforward. Ella era una de sus tantas novias repartidas por todo el territorio español. Y ahora sí lo dejo por hoy. 
Llega el momento en el que hay que descubrir la verdadera identidad de Ferreiro, y a con quien primero hablo es con mi jefe. Le digo: Tengo que decirte algo sobre Gabriel, sobre quién es realmente. Y muy sutilmente me responde: ¿es quién creo que es?. Sí, respondo yo. Alberto, cómo eres, responde él. Que conste que toda esta historia es el resumen de meses, y su totalidad de un par de años. Mañana sigo, o cuando pueda. Pasadlo bien.  
Y llegó el momento de desvelar la identidad de Ferrediro al grupo. Noto que muy bien no se lo toman (lógico), pero le reciben bien. Él se disculpa por las malas palabras al blog confesando que había sido una forma de llamar la atención. Le ha funcionado. Sus posts, ya con su real name, son provocativos, algunos cojonudos, otros, los de ataque, repugnantes. Sólo hace críticas, y posts especiales, y nadie en la empresa le trata mal. 
Un día, una cadena de televisión nos invita a ver los Oscars. Un evento en Madrid, una chorrada profunda, que consiste en reunirse en un local grande y desde allí comentar la noche en el blog. Con lo bien que lo paso yo con mis amigos en mi casa, entre comida y bebida, y me las piro a la capital, a casa de AM. Allí me presenta a su compañera de piso, en realidad algo más. Me callo mi opinión, porque me la suda. Los tres nos vamos al evento. Debo decir que en mi estancia en Madrid, AM no deja que pague nada. Está agradecido por escribir en el blog. Hay buen rollo. Es la noche de 'Slumdog Millionaire'. Bebidas y comida gratis, vamos a pillar una moña. Muchos medios están allí. El inútil presentador se acerca a nosotros y dice una de las más grandes estupideces que he oído en mi vida: "Vosotros sois esos que lo dejáis todo mal". No reaccionamos, miramos con cara de circunstancias, yo me muerdo la lengua. Y culmina con: "Slumdog es una película muy mala, pero me descubro al final llorando". "Tú eres gilipollas" pensamos algunos. 
AM trata a su compañera como a la mierda, no soy el único en darme cuenta. Alguien de un medio importante hasta le llama la atención. AM no para, y yo entre mosqueado y curioso le digo: "la tratas de pena y la tienes a tus pies". Me mira fijamente y me suelta: "Y hay más". No dice, hay otra, o no es la única, dice "más". Me la suda, no es mi problema, pero es la 1ª señal de que algo no huele bien. 
Yo me vuelvo al día siguiente para mi hogar, y poco después AM se viene a vivir aquí tb, compartiendo vida y sueños con su "novia" de aquí. Así pues llegan meses de más contacto, alguna que otra borrachera, partida de póker, mientras sus textos en el blog crecen en fama. Pero soy el único que se lleva bien con él. Todos aquí, desde mi pareja por aquel entonces, hasta mis clientes del bar, no lo aguantan. Por alguna razón que ya no recuerdo, su parienta y un servidor nos pillamos un cabreo monumental. No penséis mal. Tal es el punto de nuestro cabreo que quedando en grupo ni nos saludamos. Debo decir que es mi modus operandi con aquellos que desprecio. 
Aún así, una de esas noches cinéfilas que yo hago en mi casa para ver una película invito a AM y su parienta. Que no se diga. Somos un servidor, mi moza (actual ex), AM, su moza (actual ex ex ex ex ex...) y un querido amigo. La peli, 'El imperio contraataca'. Evidentemente lo pasamos teta viendo esa obra maestra. Sería la última vez que juntos pasamos un buen rato. Luego el infierno aparecería. 
Todo marcha bien por algún tiempo, aunque en el blog la sigue liando. Sus textos defensa son buenos, sus textos ataque penosos. De repente empieza a quedar mal con varias distribuidoras, no va a pases de prensa que debe ir, Evidentemente la imagen del blog sufre. Va a Berlín como editor por el blog, y renuncia a última hora a un viaje a Los Ángeles al que finalmente voy yo. Dicho cambio no sólo mosquea un poco a la productora, sino que en mi caso me hace cambiar planes y afecta a mi curro en el bar. Y un día de repente, sin más, me llama y me dice que se vuelve a Madrid, que se ha enfadado con su "novia". No me parece nada malo, pero... Como buen compañero y coordinador, y sin saber de qué va la historia le pregunto si es grave, a lo que AM contesta... "Ya conoces a M" (utilizo una inicial, sin más), aprovechándose de mi enfado con ella. Como tonto que soy a veces, le ofrezco mi casa. "Pues me vendría bien una habitación, para simplemente ponerme a escribir un libro". La cosa se queda ahí, y la explicación a su marcha es… ...que no consiente que una mujer le ate tanto. Y que la gota que colma el vaso se ha derramado. No le doy más importancia, pelea de pareja. 
Siempre me extrañó que AM no tuviera FB, bueno, lo tuvo pero por muy poco poquito tiempo, ya que era muy solicitado. 
Ejem. ¿donde iba? Un día cerrando el bar un amigo me susurra al oído: AM es un crack, y a mí de repente se me fusionan las ideas, los datos... Me cuenta una historia que me deja perplejo, y mi primera reacción es aplaudir a AM. El sueño de todo hombre, de los simples, claro. Pronto su pareja, o lo que fuese, se pone en contacto conmigo y me lo cuenta todo de primer mano. La perplejidad aumenta. Quiere vengarse, quiere que le echemos del blog, pero yo por ahí no paso, además no depende de mí. Pero la escucho atentamente. 
Me he perdido con la historia de AM... ¿dónde iba? Bueno, sigo, que tenía esto olvidado. 
La mozuela de AM me cuenta una historia deslumbrante, que por supuesto luego compruebo. La muy inocente (enamorada) creía que AM era suyo enteramente, tal y como también lo creían otras cinco o seis repartidas por ahí. Las idas y venidas de AM respondían evidentemente a que tenía mucho "curro" que mantener. Sospechoso evidentemente. Hasta aquí todo bien, una historia personal en la que no entraré en detalle por respeto a una de ellas. A las otras no las conozco. Podría contar detalles escabrosos de cómo AM se ganaba su confianza, incluso la de sus padres... Pero ¿pa qué? 
¿Y cómo descubrío ella todo el petate? Muy sencillo, haciendo lo que hace todo dios cuando pierde los estribos por celos. Le revisa sus mails. Sí, no hay que hacerlo, pero lo que descubre es ES-PEC-TA-CU-LAR. En los mails no sólo descubre las direcciones de otras mujeres con las que mantiene una relación. Y cuando digo relación, me refiero a que todas ellas se denominan a sí mismas "novias de AM". Comprobado. Una en Vigo, otra en Madrid, alguna por San Sebastián, y proyectos varios. ES-PEC-TA-CU-LAR Por supuesto iba físicamente a todos esos lugares. 
Muy pronto, las excusas se le acababan. Lo mejor y más divertido. Su fuente de ingresos, además del blog, ELLAS. Todas juntas contribuían por separado a la manutención de AM. Imaginaos la rabia de la susodicha al enterarse de todo eso. Pero aún hay más. Y aquí hay que hacer un pequeño inciso. 
El inciso: todas sabemos que Internet es como un iceberg. Lo que ven todos en la superficie, y hundido lo que se encuentra escarbando. Donde dije todas realmente quise decir tod@s, creo que es obvio, pero lo matizo igualmente. Si uno escarba lo suficiente y hay que ser ya bastante bueno para ello, encuentra cosas y lugares muy desagradables. Lugares que reflejan lo enfermo que está el ser humano y lo peligroso y egoísta que puede llegar a ser. Aprovecho para decir que si de mí dependiese la extinción de la humanidad, no lo dudaría ni un segundo. 
Movida por los irrefrenables celos no sólo le revisó sus mails. Le revisó TODO. ¿Y qué descubre nuestra sufridora protagonista en el portátil de AM (que dicho sea de paso es tonto por dejarlo al alcance)? Ella descubre que AM visita lugares sexuales en Internet, oooooooooh, quien no lo hace? Estos lugares permite conocer a gente que busca lo mismo. Gente con la que cambiar, por ejemplo, fotos. ¿Y qué foto podría haber colgado AM en semejante lugar? Pues la mozuela descubre una foto de ella desnuda subida para compartir. Y con un pie de foto vergonzoso. ¿Os imagináis el mosqueo? Dejo a la imaginación del lector que otro tipo de cosas encontraba AM en dicho lugar para su deleite sexual personal. Como también dejo para los implicados las influencias de sus actos personales en el blog. 
AM es un sociópata que no siente ni la más mínima empatía por nadie, como bien demuestran sus actos, los denunciables y los que no. Aguantó en el blog por los buenos trabajos que hacía, cuando los hacía Aunque debo confesar que tras enterarme de todo esto le hice la vida imposible. Y es que no puedo trabajar al lado de alguien que tiene una mente enferma y trata a las mujeres como a la mierda. No puedo separar al escritor de la persona. Y menos aún cuando el daño hecho toca tan de cerca. 
Me queda decir únicamente que nos pilló de sorpresa cuando anunció su marcha del blog. Un simple mail al jefe sin decir por qué y avisando que no hacía falta que nos despidiéramos. Tócate los cojones. 
Las personas que estábamos cercanas a él hemos sido baneados de las redes sociales en las que él está. Lógico teniendo en cuenta que lo sabemos casi todo de él y de su podrida vida personal Por estos lares (Coruña) tiene la promesa hecha de que si vuelve, se queda sin piernas Ha abierto otro blog (paja mental de proporciones cósmicas) y colabora en otro grupal de cine. Le imagino intentando engañar a sus nuevos compañeros y también a pobres víctimas femeninas que no saben la que se le viene encima. Sea como sea, no os saquéis fotos desnudas para él, ya sabéis dónde acabarán. Porque ver una foto íntima con la frase "¿te gustan las tetas de esta zorra?" no es muy agradable. 
Yo por mi parte sólo puedo decir que la venganza es un plato que a veces se sirve muy frío. En este caso sabroso ;) Yo también soy un vicioso, pero en el buen sentido de la palabra. Así pues termina la historia de mi relación con alguien que primero me enfadó, luego llegué a admirar y finalmente me asqueó. Le deseo se encuentre con una mujer que lo enamore hasta los huesos y acabe con él sin piedad. 
¿Alguna pregunta? Aprovechad porque no volveré a hablar de este tema nunca más.
Tuve que leerlo varias veces para intentar comprender que Adrián Massanet, el editor a quien más respetaba de Blog de Cine, fuese un cabrón hijo de puta, un desalmado, un "sociópata", en palabras de su antiguo compañero de trabajo. Pero no pude. Me cuesta creer que un tipo que expresa tanto odio, tantas ganas de herir y tanta envidia como Alberto Abuín pueda decir la verdad. Me cuesta creer que un tipo supuestamente tan tarado, tan cabrón y tan egocéntrico como Massanet se haya alejado del asunto sin decir nada.

A lo mejor es un tipo que ha hecho sus locuras en el plano sexual. ¿Y qué? El propio Abuín reconoce haberse zumbado a su novia. Cada loco con su tema. No deberían ser juzgados por asuntos de alcoba, ya que son escritores, no toreros. Lo que está claro es que Massanet es un tipo con talento. Un tipo cuya marcha ha hecho mucho daño a Blog de Cine, dejándolo herido de muerte en cuanto a interés se refiere (pese a la profesionalidad de sus editores, falta esa chispa que Pablo Muñoz no ha sabido aportar, aunque lo intente). Me huelo que hay mucha envidia detrás de todo esto. Mucho rencor. Y que, al fin y al cabo, el capo de Blog de Cine tiene bastantes papeletas para ser un oscuro personaje que, pese a todo, tiene un magnífico blog que no pienso dejar de frecuentar.

Porque, pese a las miserias morales que cada uno pueda tener, el arte está por encima, y yo sí puedo separar al artista de la persona, siempre y cuando el artista tenga algo que decir.


Vendedor de gominolas

Un señor mayor llega todas las tardes a la boca de metro de Ciudad Universitaria, monta un frágil tenderete de cartón y empieza a vender chocolatinas y caramelos a los estudiantes porque sabe muy bien que, en realidad, no son más que unos putos niñatos ávidos de chucherías, dispuestos a malgastar gustosamente todo su dinero en azúcar, alcohol, sexo y grasa.

19.10.12

Arbitrage


La honestidad consiste en que no te pillen. Y aunque lo hagan, llegado cierto punto, no importa. 
Es la moraleja de “Arbitrage” (traducida en España como “El Fraude”) debut en la ficción cinematográfica del director Nicholas Jarecki, una obra irregular, con un ritmo inexistente, pero por encima de todo con momentos interesantes. Plagada de buenas interpretaciones (Tim Roth, Susan Sarandon, Richard Gere), “Arbitrage” explora las decisiones que un magnate deberá tomar para salvar su culo, evitar la ruina e impedir que la mierda salga a la luz. Hay de por medio un homicidio involuntario, infidelidades y falseamientos de cuentas, pero nada parece impedir que el infractor se salga con la suya: el poder (el dinero) puede con todo. De ahí la frustración de los defensores de la ley, que no dudarán en rebajarse al nivel de amoralidad propio de quienes persiguen para intentar capturarlos, en un intento desesperado por hacer justicia a cualquier precio.

Pero no todo son críticas a la voracidad insaciable de un codicioso capitalista. También hay una (tímida) referencia a la arbitrariedad de los Estados a la hora de garantizar las posibilidades de negocio, en definitiva su propia avaricia, defendida con la fuerza legítima propia de un Gobierno capaz de expropiar en nombre de nada sin que importen las consecuencias. A pesar de ello, la cinta no parece querer posicionarse con respecto a quién es peor (si el arrogante Estado o el avaricioso capitalista), sino simplemente analizar una suerte de decrepitud moral en la que parece ser muy fácil caer cuando se alcanza cierto estatus, sea éste obtenido en la esfera pública o en la privada. Una decadencia ética que salpica todo lo que le rodea, extendiéndose como un virus sin encontrar resistencia alguna.
Por ello, pese a los fallos técnicos que pueda tener la obra de Jarecki (metraje excesivo, momentos tediosos, diálogos mediocres), su fondo deja un poso en el espectador que no pueda dar por seguro hasta dónde sería capaz de llegar. Parece muy fácil dejarse arrastrar por el poder y autoconvencerse de que el fin, mi fin, justifica siempre los medios.